• Gustavo Yarroch

A seis años de un triunfo que le cambió la mentalidad a River

Actualizado: mar 31

Por qué la victoria 2-1 en la cancha de Boca fue un punto de inflexión para cambiar la historia del Superclásico.


El penal atajado por Marcelo Barovero y el zurdazo de Leonardo Pisculichi quedaron marcados como el inicio de un ciclo increíble con Marcelo Gallardo. A partir de ahí, River se hizo imparable para Boca. Triunfó en cinco mano a mano consecutivos. Le ganó nada menos que la final de la Copa Libertadores, el sueño de cualquier hincha. Y si bien esa noche mágica del 27 de noviembre de 2014 fue clave, hubo una victoria previa que cambió la mentalidad en Núñez para darle el envión anímico necesario: el 2-1 del "Ramirazo". Ocurrió el 30 de marzo de 2014. River llegaba a la décima fecha con 14 puntos, producto de cuatro éxitos, dos empates y tres caídas. Semejante cantidad de derrotas con la mitad del torneo por delante no era un buen augurio. Sin embargo, el conjunto que dirigía Ramón Díaz pisó fuerte en La Boca: comenzó ganando con una buena definición de Manuel Lanzini, sufrió el empate de Juan Román Riquelme mediante un tiro libre y terminó celebrando con aquel cabezazo de Ramiro Funes Mori. Mirado de reojo hasta entonces porque su rendimiento no era superlativo y el apellido tampoco cerraba demasiado, Ramiro comenzó a ganarse el cariño de los hinchas de River. Pese a que su puesto siempre fue de marcador central, aquella vez actuó como lateral izquierdo porque Leonel Vangioni sufrió dos fechas de suspensión, más que lo previsto en Núñez. A partir de esa tarde-noche, tanto el mendocino como el equipo tuvieron una mentalidad fortísima. Tras llevarse los tres puntos de la cancha de Boca, River comenzó a ilusionarse con pelear por el título. Con 20 unidades de las 27 restantes, dio la vuelta olímpica. Ramón renunció unos días después de la vuelta olímpica en el torneo y de la Copa Campeonato. Enzo Francescoli hizo un llamado en el momento justo para reunirse con Gallardo. Y pasó lo que todos saben: el nuevo técnico construyó el ciclo más importante de la historia del club de Núñez. Los méritos de Gallardo están a la vista. Supo acertar con las decisiones estratégicas, los nombres y los planteos tácticos. Pero antes de su arribo estuvo el famoso "Ramirazo" que sepultó muchas dudas, puso de pie a River y abrió el paso a una cantidad de festejos que ni siquiera en el mejor cuento de fútbol se podrían haber dado.


Montreal Yarroch.png
Diseño sin título (3).png
Diseño sin título (4).png
Diseño sin título (5).png
Captura de Pantalla 2019-11-20 a la(s) 1
Banner web.png

Gustavo Yarroch

  • Instagram - Negro Círculo
  • LinkedIn - Círculo Negro