• Gustavo Yarroch

Argentina y un desafío que implica lograr una hazaña para conquistar la Copa América

La final del próximo sábado contra Brasil representa un reto que puede quedar en la historia grande del fútbol nacional. El lejano antecedente a favor del equipo albiceleste.


El desafío es enorme. Implica lograr una hazaña, teniendo en cuenta que Brasil jamás dejó escapar la Copa América en condición de anfitrión. Más allá de ese panorama poco alentador en término estrictamente estadístico, la Selección buscará romper el maleficio de 28 años sin títulos en la Mayor cuando el próximo sábado, desde las 21, enfrente al dueño de casa nada menos que en el mítico estadio Maracaná para definir quién será el campeón.


Tras la tanda de penales contra Colombia en Brasilia, Argentina accedió a su cuarta final de la máxima competencia continental desde que tiene a Lionel Messi, siendo la primera vez en el país vecino. Sin embargo, el saldo es adverso porque perdió en Venezuela 2007 frente a Brasil y luego cayó dos años consecutivos (2015 y 2016) ante Chile.


A los tres episodios mencionados hay que sumarles cuatro frustraciones para la Albiceleste en ese largo período de 28 años, debido a que a partir de la caída en 1995 contra Dinamarca por la Copa Rey Fahd, certamen que luego se denominó Copa de las Confederaciones -el torneo que reúne a los ganadores de cada continente-, se comenzó a gestar una serie que hoy representa siete finales perdidas al hilo.


Además de las repasadas, entre los capítulos tristes para Argentina están la final de la Copa América 2004 en Perú y la misma instancia de la Copa de las Confederaciones 2005, en ambos casos frente a Brasil. Pero el recuerdo de mayor dolor es el de la Copa del Mundo 2014, ante Alemania, justamente en Río de Janeiro, la ciudad que albergará el decisivo choque de este sábado.


Territorio difícil si los hay, Argentina deberá alcanzar un triunfo épico para ponerle punto final a tantas desazones. Pese a la ausencia de público, el Maracaná representa el lugar ideal para dar el golpe, tal como sucedió en un amistoso el 29 de abril de 1998, cuando un gol de Claudio "Piojo" López sirvió para imponerse 1-0 en vísperas del Mundial organizado en Francia.



0 comentarios