• Gustavo Yarroch

Braian Romero, una historia de superación que se encuentra con su máximo desafío

La flamante incorporación de River estuvo a punto de retirarse del fútbol, pero revirtió una situación muy complicada y hoy se encuentra ante la gran oportunidad de su carrera profesional.


El caso de Braian Romero es digno de ser empleado para cualquier situación límite a nivel anímico de un deportista. Es que la flamante incorporación de River estuvo a un paso de colgar los botines como consecuencia de un complejo cuadro de salud, obstáculo que dejó atrás en una enorme historia de superación y que cobra mayor valor ahora que se encuentra ante su máximo desafío.


Cuando recién daba sus primeros pasos futbolísticos en 2012 vistiendo la camiseta de Acassuso, un humilde club que lleva 14 años en la B Metropolitana, Romero recibió una triste noticia: padecía artritis. “Mi médico de cabecera me sentó junto a mi mamá, mi señora, el capitán de Acassuso y el presidente, y me dijeron que no podía volver a jugar al fútbol. Incluso le decían al presidente que me busque otra actividad dentro de la institución, porque no le encontraban la vuelta”, explicó en diálogo con TN, en 2018.


Sin embargo, el delantero nacido en San Isidro no bajó los brazos. Afrontó un tratamiento que demandó un año y medio en base a inyecciones con corticoides, incluyendo hasta tres pastillas diarias para modificar el rumbo. Volvió a jugar en el club del norte del conurbano bonaerense y en 2015 dio el salto a Colón, donde fue compañero de Lucas Alario.


DIEZ FRASES DE CARRASCAL: EL FUTURO, SU DURA INFANCIA, LOS DESAFÍOS Y EL APODO QUE LE PUSIERON


Pese a que tuvo rendimientos irregulares desde que llegó a Primera División, al punto de que luego actuó para Argentinos Juniors en la B Nacional, donde consiguió el ascenso con Gabriel Heinze como técnico, Romero fue transferido a Independiente, pasó por Athletico Paranaense y encontró su lugar como centroatacante bajo la conducción de Hernán Crespo en Defensa y Justicia.


Mediocampista por derecha en sus inicios, también supo ser extremo, pero "Valdanito" lo ubicó como referencia principal de la parte ofensiva en Defensa y acertó. Autor de diez goles en la obtención de la Copa Sudamericana, el punta de 30 años ya tiene todo listo para sumarse a River después de una negociación en silencio a cambio del 80% de su pase. Diestro, de 1,78 metro y autor de 65 tantos en 255 partidos oficiales como profesional, ahora sueña con ganar la Libertadores con el equipo al que alentaba de niño.


0 comentarios