• Gustavo Yarroch

Carrascal: una calidad difícil de encontrar, una influencia menor a la esperada por River

El colombiano todavía no logró dar el salto de calidad pese al enorme respaldo de Marcelo Gallardo. ¿Cuáles son sus números desde que llegó al club de Núñez?


Las condiciones técnicas de Jorge Carrascal están fuera de discusión. Con una serie de movimientos es capaz de mostrar su calidad y un enorme poder desequilibrante en el uno contra uno. Sin embargo, no logró dar el salto de calidad con la camiseta de River, equipo al que llegó en enero de 2019 a préstamo, procedente de Karpaty Lviv (Ucrania).


El mediocampista ofensivo de 23 años lleva 60 partidos oficiales en el club de Núñez, la mitad de ellos como parte del once inicial. Marcó cinco goles, dio apenas tres asistencias, vio doce veces la tarjera amarilla y fue expulsado en dos oportunidades, incluida una semifinal de Copa Libertadores.


Aunque atravesó altibajos a lo largo de la temporada 2020/21, Carrascal amagó con tener el despegue definitivo luego del largo parate como consecuencia de la pandemia. Exhibió destellos de buen fútbol y tuvo algunos aportes interesantes, pero no termina de encontrar la regularidad que pretende el cuerpo técnico para que su influencia pueda ser mayor, a la altura de las expectativas depositadas en él.


LOS GOLES DE BRAIAN ROMERO, UNA DE LAS PRINCIPALES ESPERANZAS DE RIVER PARA EL SUPERCLÁSICO


Lejos de relegarlo pese a sus diferentes errores futbolísticos, Marcelo Gallardo siempre lo tiene en consideración. Cuando no le toca ser titular, tiene la posibilidad de entrar en la segunda parte. No es frecuente que sea convocado y quede sentado en el banco de suplentes durante los 90 minutos.


Hasta el momento, Carrascal insinúa más de lo que concreta. Todavía no logra hacer la diferencia más allá de que esta cada vez más participativo en el juego y de que se lo ve más comprometido en la recuperación de la pelota. Desde que empezó este semestre ofreció señales positivas en la comprensión de las necesidades colectivas de River y se desprende del balón con mayor frecuencia que antes, un factor fundamental para otorgarle al equipo la dinámica que exige el Muñeco.


Además del apoyo incondicional que le brindó públicamente, Gallardo decidió que Carrascal heredara la camiseta número diez que dejó vacante Ignacio Fernández. Tras recibir ese dorsal tan emblemático el 20 de febrero pasado, el colombiano disputó veinticuatro compromisos, catorce de ellos siendo parte de la alineación inicial. Si bien esa determinación del DT fue una ratificación de confianza, a partir de ahí el colombiano no marcó goles ni dio asistencias.


Dueño de una calidad difícil de encontrar, Carrascal es consciente de que hay muchas esperanzas puestas en él. Sabe que posee características para justificar su estadía en River, pero debe hallar la constancia que permita su explosión futbolística en un semestre de máxima exigencia a nivel local e internacional.



0 comentarios