• Gustavo Yarroch

Cómo le fue al River de Gallardo cuando no ganó el partido de ida en una copa internacional

El equipo del Muñeco está obligado a marcar por lo menos un gol en la cancha de Argentinos Juniors para pensar en la clasificación a los cuartos de final. ¿Cuáles son los antecedentes similares?


Tras el empate 1-1 ante Argentinos Juniors en el Monumental, River está obligado a por lo menos marcar un gol en La Paternal el próximo miércoles. Hoy la ventaja en la serie de los octavos de final de la Copa Libertadores está del lado del equipo de La Paternal al haber señalado el valioso tanto en condición de visitante que le permitirá empezar la revancha con la clasificación parcial.


No se trata de una situación nueva para el equipo que dirige Marcelo Gallardo, teniendo en cuenta que por sexta vez no obtuvo los tres puntos como local en el partido de ida correspondiente a un certamen internacional. Ocurrió dos veces frente a un club argentino y en cuatro ocasiones contra brasileños.


La primera vez que el River de Gallardo no se impuso como anfitrión fue cuando perdió 1-0 ante Cruzeiro, por los cuartos de final de la Libertadores 2015. Sin embargo, dio un batacazo histórico en Belo Horizonte y pasó de fase gracias a las conquistas de Carlos Sánchez, Jonatan Maidana y Teófilo Gutiérrez.


RIVER Y ARGENTINOS: LA INFARTANTE SERIE DEL 86 Y SU PARTICULAR DEFINICIÓN


El siguiente episodio idéntico sucedió en las semifinales de la Copa Sudamericana 2015. Un gol accidental de Cristian Espinoza le concedió el 1-0 definitivo a Huracán en Núñez. El Globo amplió la distancia en la serie con un 2-0 parcial en Parque Patricios a través de Patricio Toranzo y Ramón Ábila, pero un doblete de Rodrigo Mora significó el 2-2 acompañado de un cierre vibrante, pero insuficiente para River para acceder a la final.


Casi tres años después llegó el memorable mano a mano con Gremio. El conjunto de Porto Alegre dio el primer golpe en Figueroa Alcorta 7597 mediante el gol de Michel para llevarse tres unidades de oro a Brasil. Lejos de bajar los brazos pese a recibir el primer gol de la noche en el sur del país vecino, River se levantó con el 1-1 parcial de Rafael Borré y terminó metiéndose en la final luego del histórico penal de Gonzalo Martínez bajo la lluvia para el 2-2 en el resultado global.


En 2019, Cruzeiro nuevamente fue el rival de River en un cruce de Libertadores. Igualaron sin goles en el Monumental y repitieron en el estadio Mineirao, donde las manos de Franco Armani fueron determinantes para el decisivo 4-2 en la serie de penales.


A principios de 2021 y de local en la cancha de Independiente, River recibió un cachetazo contra Palmeiras. El 3-0 del club paulista dejó la serie al borde de la sentencia. La respuesta del conjunto de Gallardo fue avasallante y llegó a igualar el marcador en San Pablo, pero el VAR anuló el tercer tanto y los intentos posteriores no le alcanzaron.


Ahora, con los antecedentes mencionados, el desafío de River es imponerse ante Argentinos en el estadio Diego Maradona o por lo menos forzar una definición desde los doce pasos. La misión de Enzo Pérez, Matías Suárez y compañía será vulnerar sí o sí el arco rival. De lo contrario, el equipo "millonario" quedará eliminado.


0 comentarios