• Gustavo Yarroch

Cuándo se jugó y cómo salió el Superclásico más vibrante de la historia

El partido con mayor cantidad de goles entre River y Boca tuvo un montón de condimentos especiales, incluyendo un resultado cambiante hasta el último minuto.


La final de la Copa Libertadores que River le ganó a Boca supera al resto de los Superclásicos en materia de dramatismo y emoción, pero el capítulo oficial más vibrante y con mayor cantidad de goles ocurrió el 15 de octubre de 1972, cuando se enfrentaron en la cancha de Vélez Sarsfield por un compromiso correspondiente a la primera fecha del Campeonato Nacional.


Apenas un minuto de juego iba cuando Ernesto Mastrángelo puso en ventaja a River, local en Liniers. A los ocho llegó el segundo a través de Oscar "Pinino" Mas. Boca no pudo reaccionar con el penal que tuvo a favor cuando había transcurrido un cuarto de hora: José "Perico" Pérez tapó el remate de Rubén Suñé.


El partido se encaminaba a una fiesta riverplatense, pero Boca no se dio por vencido y llegó al descuento mediante Hugo Curioni, a los 24 minutos. A tres de que se cumpliera el tiempo reglamentario de la etapa inicial Ramón "Mané" Ponce señaló el 2-2 parcial. Desconcertado, River sufrió otro gol cuando restaban segundos para el descanso: Osvaldo Potente dio vuelta el marcador.


GALLARDO Y LAS NOTICIAS: ¿EL INTERÉS DEL VALENCIA ES MITO O REALIDAD?


Potente aumentó su cuenta personal cuando habían pasado seis minutos del complemento. Boca ganaba 4-2 y disfrutaba de un triunfo que podía quedar en la historia grande. Sin embargo, River se repuso del golpe inmediatamente porque Mas anotó por segunda vez y Carlos"'Puma" Morete comenzó a vestirse de héroe a los 17. Impensado, 4-4 con casi media hora por delante.


La intensidad del encuentro disminuyó luego de un esfuerzo descomunal y con la enorme carga anímica de un lado y del otro. Un empate, a esa altura, podía ser bienvenido por ambos equipos, pero River se animó a buscar la hazaña y tuvo su recompensa porque a los 47 mostró una gran lucidez: un tiro libre ejecutado por Jorge Dominichi permitió que Mastrángelo cruzara la pelota en el área y dejara solo a Morete, debajo del arco y habilitado. Ni siquiera hubo tiempo para que Boca sacara del medio: solo para que la multitud de River desatara toda su fiesta.


"El 5-4 contra Boca en la cancha de Vélez en el Nacional '72 fue el Superclásico más emotivo de la historia. Tuvo de todo ese partido", recordó Morete en diálogo con el programa "River en Línea", por La Radio en Línea. "Cuando jugaba contra Boca, sabía que le iba a hacer goles. Y los de Boca sabían que yo les iba a meter goles", destacó el "Puma". Esa tarde, en el estadio José Amalfitani, dejó en claro su gran poderío ofensivo y fue el protagonista central de un duelo irrepetible.


Montreal Yarroch.png
Diseño sin título (3).png
Diseño sin título (4).png
Diseño sin título (5).png
Captura de Pantalla 2019-11-20 a la(s) 1
Banner web.png

Gustavo Yarroch

  • Instagram - Negro Círculo
  • LinkedIn - Círculo Negro