• Gustavo Yarroch

El futuro de Borré parece estar en Palmeiras o en la MLS: la cuestión es desde cuándo

La continuidad del colombiano en River entró en la recta final porque su partida está prácticamente sentenciada, pero sin definición en cuanto al momento del adiós.


El futuro de Rafael Borré no tiene a River en los planes a corto o mediano plazo. De una u otra manera, el delantero tendrá que armar las valijas para irse al exterior en busca de un nuevo desafío deportivo y, sobre todo, de la posibilidad de hacer una fuerte diferencia económica.


Mientras la fecha de vencimiento de su contrato se acerca porque tiene vigencia hasta el próximo 30 de junio, Borré mantiene una postura firme: quiere que a River sí o sí le quede dinero cuando emigre. Para eso hay tres posibilidades: una transferencia antes de julio, la renovación del vínculo acompañada del compromiso de una venta o que una eventual salida con el pase en su poder incluya una compensación.


Lo concreto es que Palmeiras le hizo una propuesta demasiado tentadora al atacante colombiano, quien aguarda un guiño desde Brasil para que su mudanza sea inminente, teniendo en cuenta que el mercado de pases en el país vecino rige desde el 1° de marzo al 23 de mayo. Sin embargo, la sensación es que difícilmente se vaya antes de mitad de año.


LAS CLÁUSULAS CLAVE EN LOS CONTRATOS DE DE LA CRUZ Y MONTIEL


Previamente, Borré extendería su vínculo con la institución de Núñez. Y si bien hay tratativas entre el delantero y River para prolongar el acuerdo, existen dos obstáculos: las pretensiones económicas del punta de 25 años y la cláusula que obliga a comprarle un 25% del pase a Atlético de Madrid -dueño del otro 50% actualmente- en 3.500.000 euros.


Durante las últimas horas hubo varias reuniones para resolver la situación de Borré, a quien la oferta del Palmeiras le llegó gracias a la intervención como intermediario de uno de los representantes de Juan Fernando Quintero.


Con todo, también existen dos clubes de la MLS que están muy interesados en contratar a Borré (Toronto FC y New York City Football Club) y de ningún modo hay que descartar la posibilidad de que termine jugando en la liga de los Estados Unidos. Por ahora, la sensación imperante es que el colombiano transita sus últimos meses con la banda roja sobre el pecho.


0 comentarios