• Gustavo Yarroch

Fontana, el posible reemplazante de Borré: qué busca mejorar

El delantero marcó un gol en el ensayo del miércoles y pretende consolidarse para tener mayor protagonismo que en el semestre pasado. ¿Cuál es su autocrítica?


La llegada de Agustín Fontana a River fue tan sorpresiva como inesperada. Tras mostrar su capacidad goleadora en Banfield, arribó a Núñez de la noche a la mañana con la ilusión de triunfar. Sin embargo, tuvo poca continuidad (apenas 326 minutos repartidos en nueve partidos, sin goles), debido a que en la consideración de Marcelo Gallardo corrió detrás de Rafael Borré y Federico Girotti.


Borré tiene un pie y medio en el Eintracht Frankfurt de Alemania. Y esa circunstancia lo pone a Fontana ante la posibilidad de convertirse en el reemplazante del delantero colombiano. Consciente de que pasó el período de adaptación, el atacante de 25 años comprende la exposición que tiene River: “La repercusión de lo bueno y lo malo es tremenda. Acá erras un gol y sale en todos lados. Por ahí en Banfield quedaba en esos días. Antes miraba el celular, la TV, ahora ya trato de no hacerlo porque se habla mucho. Pasó con el Superclásico, encendía la TV y no ponía programas deportivos, pero igual hablaban del partido. Hay que adaptarse a eso también y estar fuerte de la cabeza”.


“Vengo de un lugar distinto, por cómo se entrena, por el entorno. Acá tenés que estar al cien por ciento en los entrenamientos en cada día y no podés levantarte un día y, si estás cansado, bajar la intensidad, tenés que hacerlo igual siempre, a eso tenés que adaptarte. Es muy dinámico, no podés jugar si no estás al cien. Por ejemplo, antes iban bajando la cargas en los días anteriores a los partidos, pero desde que llegué acá hasta los reducidos antes del domingo son al cien y no podés bajar la intensidad”, analizó el delantero, quien se formó en las divisiones inferiores del "Taladro".


BORRÉ QUEDÓ LIBRE Y LO TIENTAN DESDE ALEMANIA: ¿HAY CHANCES DE QUE RIVER LO RETENGA?


Compenetrado en ganarse un lugar como titular después de haber integrado la fórmula ofensiva con Matías Suárez en el 8-0 sobre Palm Beach Stars, un equipo de las categorías menores de Estados Unidos, Fontana sabe que necesita hacer goles de manera oficial: “Cuando llegué, sabía que iba a tener pocos minutos y eso me jugó en contra porque tuve ansiedad y sé los errores que cometí. Me doy cuenta de un mal control o de un gol errado, no necesito que me lo digan. Luego me llegó el tema del Covid y jugué más tiempo, tuve esos manos a mano con Santa Fe y me apuré otra vez, definí mal, hice todo rápido y hay que tomarse su tiempo".


Ante la necesidad de resolver las posibilidades en el área rival, Fontana remarcó la importancia de recibir la pelota con precisión para quedar perfilado de la mejor manera. "El control es todo porque eso te ayuda a posicionarte mejor, a sacarte un hombre de encima, a tener unos segundos más frente al arquero. Lo hablo mucho con Rafa (Borré) y con Mati (Suárez), que lo hace muy bien. Lo estamos trabajando mucho", recalcó, en diálogo con el programa River Monumental Tira.


Si bien su principal misión es generar riesgo en las inmediaciones del arco rival, el punta nacido en Lomas de Zamora tiene muy en claro que su función debe ser acorde a las necesidades colectivas: “Atacamos todos y defendemos todos, eso me va a ayudar. Por ahí no hago un gol y ayudo de otra manera, pero soy delantero y entreno todo los días para hacer goles. Vos podés tener un buen partido, pero al delantero lo miden por hacer goles. Yo vivo de hacer goles, me presiono y a veces me juega en contra, tengo que mejorar en eso".


A la espera del primer tanto oficial, Fontana confesó que ni siquiera pensó de qué forma celebrará esa circunstancia: "No sé cómo voy a festejar cuando haga goles. Me decían que era el peor festejando goles y es porque me vuelvo loco y hago cualquier cosa, lo que me sale”.


0 comentarios