• Gustavo Yarroch

Girotti, un gol cada 80 minutos y oportunismo para aprovechar las chances

El delantero juvenil comienza a ganar lugar en la consideración de Gallardo a base de perseverancia y un envidiable olfato goleador.


La situación de Federico Girotti en River dio un giro inesperado, digno de un guion cinematográfico. Pasó de tener su debut oficial el 27 de enero de 2019 a transformarse en el goleador de la Cuarta División luego de estar relegado en la Reserva. Sin embargo, la gran tarea en la categoría que muchas veces representa un estancamiento le permitió volver a tener rodaje en Tercera a principios de 2020 y escalar rápidamente en la consideración de Marcelo Gallardo luego del largo parate por la pandemia.


Con pocos minutos antes de que el COVID-19 cambiara el mapa mundial por completo, el delantero de 21 años empezó a tener rodaje en Perú, donde ingresó en el 6-0 sobre Binacional. No pudo anotarse en el marcador en aquella noche, pero sí en su siguiente presentación, el 14 de noviembre, cuando entró y marcó el gol del triunfo 1-0 sobre Godoy Cruz, en Mendoza. Ochenta minutos y un gol era su balance en cuatro presentaciones, un promedio más que auspicioso hasta entonces.


Detrás de Matías Suárez, Rafael Borré, Julián Álvarez y Lucas Pratto en la jerarquía establecida el cuerpo técnico en ese momento, Girotti no pudo gritar en sus tres encuentros restantes de 2020 contra Rosario Central, Godoy Cruz y Argentinos Juniors. Sin embargo, la salida del "Oso" al Feyenoord fue una suerte de guiño para el joven nacido en Acassuso, provincia de Buenos Aires, porque le hizo avanzar un casillero, acompañado por distintas circunstancias que le ofrecieron un hecho impensado: jugar en la cancha de Boca.


ROLLHEISER Y UNA ACTUACIÓN PARA SOÑAR CON EL DESPEGUE DEFINITIVO: QUÉ LE IMPIDIÓ CONSOLIDARSE ANTES


El 2 de enero pasado, Girotti fue uno de los elegidos por el "Muñeco" para cambiar el rumbo del Superclásico. Cuando River perdía 1-0 y el reloj comenzaba a ser una amenaza, el atacante de 1,89 metro mostró una enorme cuota de oportunismo para cabecear en el área rival, aunque de una manera poco ortodoxa: el centro de Gonzalo Montiel provocó tal desesperación en la defensa de Boca que Carlos Izquierdoz quedó enganchado al delantero rubio e hizo que resolviera de rodillas para el 1-1.


Más allá de que no pudo repetir sus festejos con los dedos índices en los parietales ante Independiente ni en los dos compromisos frente a Palmeiras, Girotti volvió a realizar su aporte goleador el miércoles pasado en la cancha de Banfield, donde exhibió un excelente repertorio de movimientos para desmarcarse, picar al vacío y perfilarse con el propósito de rematar sin problemas al recibir la asistencia de Julián Álvarez. Selló el 4-0 definitivo y cerró la noche con una estadística que sorprende a propios y extraños: tres tantos en 242 minutos, es decir un grito cada 80 minutos.


Consciente de que la competencia interna es permanente en el día a día de River, Girotti no sólo se ilusiona con seguir sumando rodaje y goles en base a su perseverancia y olfato, sino que también debe estar preparado para el próximo domingo porque Matías Suárez está entre algodones. La visita a La Plata medirse a Estudiantes puede ser otra posibilidad para seguir incrementando su media goleadora.


0 comentarios
Montreal Yarroch.png
Diseño sin título (3).png
Diseño sin título (4).png
Diseño sin título (5).png
Captura de Pantalla 2019-11-20 a la(s) 1
Banner web.png

Gustavo Yarroch

  • Instagram - Negro Círculo
  • LinkedIn - Círculo Negro