• Gustavo Yarroch

Los motivos por los que Gallardo realizó tantos cambios en los últimos partidos

El DT de River considera que no debe atarse a un equipo de memoria, pero los rendimientos individuales de algunos jugadores tampoco contribuyen al armado de una formación base. ¿Qué piensa el entrenador?


Entre las características y virtudes que definen a Marcelo Gallardo como técnico se encuentra la versatilidad táctica, la facilidad para utilizar distintos sistemas de juego sin alterar la idea principal de que River sea protagonista más allá del rival y las circunstancias. Ante esa premisa, existen muchas variantes durante los últimos partidos sumando lesiones, bajas por COVID-19 y desempeños individuales que están por debajo de las expectativas depositadas por el técnico en sus dirigidos.


"No puedo trabajar simplemente en la búsqueda de once futbolistas y que eso me garantice que se pueda sostener o mantener durante el tiempo. Los rendimientos de los futbolistas hacen que se sostengan o no. Nosotros le damos una sana competencia a la interna del plantel", explicó el "Muñeco" durante la conferencia de prensa que brindó ayer en el predio de Ezeiza, horas antes de viajar a Montevideo para disputar la revancha contra Nacional, programada para hoy a las 21.30, en el estadio Gran Parque Central.


Si bien Gallardo siempre se identificó por respaldar a sus jugadores y darles crédito a quienes le han dado resultados satisfactorios, también se destaca por no casarse con nadie. Es capaz de sacar al jugador más experimentado sin que le tiemble el pulso. Incluso puede desplazar a quienes lideran el vestuario. Un ejemplo inmediato de ello es que Javier Pinola perdió su lugar en los compromisos recientes, pero eso de ninguna manera es definitivo. Hoy el DT confía más en la dupla conformada por Robert Rojas y Paulo Díaz, pero si precisa sumar un marcador central nuevamente aparecerá el hombre surgido de Chacarita.


GALLARDO, EL VAR Y LOS ONCE QUE JUGARÍAN ANTE NACIONAL


Otro nombre que dejó de ser la principal opción, aunque sabiendo que la competencia puede devolverle su lugar, es Milton Casco. El nivel bajo del lateral izquierdo y el crecimiento sostenido de Fabrizio Angileri causaron que el mendocino sea la prioridad para integrar la última línea. En cambio, Julián Álvarez oscila entre la titularidad en la Copa Diego Armando Maradona y la posibilidad de ser una alternativa más que válida en la Libertadores, dependiendo del dibujo táctico: si hay tres puntas, crecen sus chances.


Más allá de salidas obligadas como las de Enzo Pérez (COVID-19) e Ignacio Fernández (lumbalgia), hay que resaltar las actuaciones positivas del recambio: Bruno Zuculini se posicionó como una opción muy interesante en la función de interno por "la voracidad para atacar los espacios", según Gallardo. Jorge Carrascal también ofreció signos auspiciosos con su desequilibrio al encarar, una herramienta fundamental cuando se cierran las defensas rivales.


Consciente de que hay muchas variables en el camino de la competencia permanente y que entre irregularidades propias y estrategias ajenas es necesario hallar variantes, Gallardo dejó en claro cómo piensa: "Más que de sistemas, prefiero hablar de ideas, eso me moviliza. Los sistemas son muy rígidos para hablar de números. Un equipo que juega 4-3-3 puede sonar muy ofensivo, pero hay que ver cómo está parado en la cancha, cómo atacan y defienden sus jugadores".


Independientemente de los nombres, hay un factor que tiene atento a Gallardo: el funcionamiento general de River. "Tenemos que recuperar un poco más de juego, que lo mostramos por momentos. Hubo una buena calidad de goles en estos partidos. El segundo contra Nacional fue un muy lindo gol. También la jugada de inicio del segundo tiempo que el arquero de Nacional le tapó a Borré", advirtió el DT.



0 comentarios