• Gustavo Yarroch

Los puntos flacos que River mostró contra Banfield

El equipo de Marcelo Gallardo exhibió distintos problemas a nivel colectivo e individual en la caída 3-1 en el estadio de Independiente. ¿Cuáles fueron los déficits?


No hay alarmas encendidas ni nada por el estilo. Sin embargo, la caída 3-1 frente a Banfield representa un llamado de atención para que River corrija algunos errores de cara a los octavos de final de la Copa Libertadores ante Athletico Paranaense.


River mostró una serie de puntos flacos en la cancha de Independiente, donde perdió por primera vez en sus cinco presentaciones oficiales de este semestre. Estuvo lejos de tener el funcionamiento habitual y pagó cara las ventajas que dio contra Banfield, un equipo que supo explotar sus virtudes en función de los defectos del conjunto que dirige Marcelo Gallardo.


Desde que el "Muñeco" dejó atrás el 3-5-2 (también 3-3-2-2, de acuerdo al punto de partida de cada protagonista) para apostar a un 4-3-3 con la inclusión de Julián Álvarez y la salida de un marcador central, es un equipo más audaz. Asume más riesgos que antes al estar diseñado para presionar arriba y ser compacto. Anoche no pudo lograr que la presión surtiera efecto y, como consecuencia de eso, fue una formación larga, demasiado estirada, ideal para que Banfield pudiera lastimar con la velocidad de Mauricio Cuero.


Entre la rapidez del delantero colombiano y los movimientos de Agustín Fontana, River sufrió de mitad de cancha hacia atrás. Sobre todo porque Javier Pinola y Enzo Pérez quedaron expuestos. La inteligencia táctica de los dirigidos por Javier Sanguinetti doblegó al equipo de Núñez. Cuando perdió la pelota, jugó mano a mano en determinados momentos, lo que provocó inconvenientes para los más experimentados.


RIVER Y UN PROBLEMA RECURRENTE EN EL JUEGO AÉREO


Como si fuera poco, River sufrió el bajo rendimiento de Paulo Díaz. Pese a ser un jugador con participación frecuente en la Selección de Chile, donde fue titular en el inicio de las Eliminatorias Sudamericanas, el trasandino no logra consolidarse. Una muestra de ello es que su mejor versión se vio al principio de 2020 en el 2-1 sobre Independiente. Antes y después su tarea fue más bien floja, lejos de las expectativas depositadas en él.


Además, a River le faltó frescura futbolística. Enzo Pérez no pudo hacerse cargo en el eje. Ignacio Fernández tampoco despegó y, para colmo, salió con un pequeño desgarro en el recto anterior izquierdo, según determinaron los estudios médicos que se realizó hoy. "Nacho" recién podría volver a jugar el martes 24 de este mes, cuando el equipo de Gallardo se presente en Curitiba en el choque de ida frente a Paranaense, que arrastra diez partidos sin ganar y está penúltimo en el Brasileirao.


¿Podrá Gallardo corregir los defectos mencionados o modificará el esquema para el partido del sábado ante Rosario Central, en Avellaneda, por la segunda fecha de la Copa de la Liga Profesional? Hay dos posibilidades en caso de que elija cambiar el dibujo táctico: el retorno de los tres zagueros para fortalecerse en el fondo o la inclusión de un mediocampista para tener más presencia en la zona de volantes, ofreciendo también una opción más de pase para conectar a los delanteros con el resto de las líneas. Habrá que ver si el técnico insiste con el 4-3-3 o revisa el armado del equipo en función de que en breve se vendrán los encuentros más pesados de la Libertadores.


Montreal Yarroch.png
Diseño sin título (3).png
Diseño sin título (4).png
Diseño sin título (5).png
Captura de Pantalla 2019-11-20 a la(s) 1
Banner web.png

Gustavo Yarroch

  • Instagram - Negro Círculo
  • LinkedIn - Círculo Negro