• Gustavo Yarroch

¿Paulo Díaz jugó con fuego?

El defensor chileno no estará a disposición ante Arsenal por la expulsión contra Huracán y su lugar entre los once podría correr riesgo para los siguientes partidos de River.


Dos expulsiones en 23 partidos oficiales es un promedio preocupante. Aunque Paulo Díaz mostró un mejor rendimiento durante las presentaciones más recientes, la expulsión del domingo pasado en el 3-1 frente a Huracán implica un retroceso en la consideración general de Marcelo Gallardo sobre él, teniendo en cuenta que ya había sido echado en febrero por otra acción que no ameritaba justificación.


Titular desde que supo adaptarse a la dupla central con Robert Rojas y ofreció todo tipo de soluciones con línea de tres zagueros, el trasandino venía en plena levantada. Sin embargo, entre el penal mal sancionado por una infracción inexistente sobre Norberto Briasco y la roja que le mostró el árbitro Germán Delfino, Díaz se fue de Parque Patricios con una inevitable sensación de impotencia.


POR QUÉ EL SUPERCLÁSICO TIENE DOS FECHAS TENTATIVAS


Tras la expulsión que sufrió el 2 de febrero pasado a los trece minutos del primer tiempo contra Central Córdoba, el ex-San Lorenzo perdió su lugar con Javier Pinola. Ante ese antecedente, surge una pregunta inexorable, ¿volverá a sucederle lo mismo al defensor de 26 años?


La novena roja de su carrera en 200 encuentros oficiales a nivel de clubes, es un llamado de atención. Dueño de una gran capacidad para el juego aéreo, anticipo, solidez en la marca cuerpo a cuerpo y con una cuota de gol más que interesante -lleva diecinueve gritos como profesional-, Paulo Díaz debe corregir cuestiones disciplinarias dentro de la cancha.


El chileno jugó con fuego y puede costarle caro. Habrá que ver si el DT le devolverá la titularidad en el Superclásico, con fecha a confirmar, y cuando River reciba a Palmeiras, el martes 5 de enero, por el compromiso de ida correspondiente a las semifinales de la Copa Libertadores.


0 comentarios