• Gustavo Yarroch

Quién deberá cuidarse para no perderse la eventual final y la probable formación de River

Hay un jugador de River que está al borde del límite de amarillas y se perfila para ser titular contra Palmeiras. ¿Cuál sería la alineación de esta noche en Brasil?


Desde que se instaló anoche en un hotel de San Pablo, el plantel de River atraviesa horas muy especiales. Mientras la motivación crece por el entusiasmo que representa la posibilidad de acceder a una nueva final de la Copa Libertadores con una hazaña histórica, la realidad indica que es demasiado difícil revertir la caída 3-0 frente a Palmeiras. En ese contexto, hay un jugador que deberá cuidarse para no perderse una eventual instancia decisiva: Nicolás De La Cruz.


Amonestado en la revancha ante Athletico Paranaense y también en el compromiso del martes pasado contra Palmeiras, el mediocampista uruguayo está al borde de la suspensión. Como la cuenta comenzó desde cero a partir de los octavos de final, una tercera amarilla dejará al hermano de Carlos Sánchez fuera de carrera por jugar en caso de que River logre el milagro de asegurar un lugar en el duelo que se llevará a cabo el sábado 30 de enero, en el estadio Maracaná.


NACHO FERNÁNDEZ: SU CUMPLEAÑOS 31 Y EL DESAFÍO DE RECUPERAR ANTE PALMEIRAS SU MEJOR NIVEL


Sin Jorge Carrascal, suspendido por la expulsión que sufrió en la cancha de Independiente, Marcelo Gallardo debe analizar en detalle qué formación pondrá esta noche, cuando a las 21.30 River enfrente a Palmeiras, en el Allianz Parque. La chance más concreta es el ingreso de Paulo Díaz para armar una línea de tres centrales, liberando a los laterales para que se sumen con mucha frecuencia al ataque, sabiendo que serán fundamentales para abrir la cancha.


¿Cómo podría ser la alineación de River si entra el chileno? Franco Armani; Paulo Díaz, Robert Rojas, Javier Pinola; Gonzalo Montiel, Enzo Pérez, Fabrizio Angileri; Ignacio Fernández, Nicolás De La Cruz; Matías Suárez y Rafael Borré.


Para pasar de ronda, River necesita ganar 3-0 e imponerse en una definición por penales u obtener un triunfo con tres goles de diferencia a partir de un cuarto tanto, tal es el caso de un 4-1 o un 5-2. Con Marcelo Gallardo como técnico, el equipo de Núñez siempre venció a sus pares de Brasil (Cruzeiro, Athletico Paranaense, ambos en dos oportunidades, Chapecoense y Gremio) en series a ida y vuelta (con Flamengo fue a partido único), aunque esta vez el panorama es mucho más complejo que en las seis ocasiones anteriores.


0 comentarios