• Gustavo Yarroch

Quintero y un desafío latente: ganarse la titularidad

Actualizado: feb 18

Desde que debutó en River hace dos años, Juanfer jugó más partidos entrando desde el banco de suplentes que siendo parte del once inicial. ¿Por qué Gallardo no le da un lugar con mayor protagonismo?



Juan Fernando Quintero se ganó el cariño eterno de los hinchas de River el 9 de diciembre de 2018, con el segundo gol en el 3 a 1 ante Boca en el Bernabéu, por la final de la Copa Libertadores. Tiene crédito abierto para la eternidad, aunque eso de ninguna manera implica obtener una especie de beca futbolística para ser titular bajo cualquier circunstancia. Con Marcelo Gallardo no existe chapa alguna que sea suficiente para perpetuarse entre los once iniciales. El colombiano tampoco es la excepción.


Con un talento especial y dueño de un pie izquierdo capaz de hacer un gol maravilloso como en Madrid o de abrirle el camino a River en Santa Fe, Juanfer busca ganarse la titularidad. Y aunque parezca cuestión de tiempo, la realidad es que sus 56 partidos oficiales vistiendo la camiseta del Millonario reflejan que fue parte del once inicial en menos de la mitad de esas presentaciones: 26 veces jugó desde el principio.


Autor de 11 goles y responsable de servir en bandeja varios tantos, Quintero siente que no es fácil convencer al Muñeco. No se trata de una cuestión de aptitudes técnicas porque en ese rubro la pulseada resultaría un trámite. ¿Qué le falta al colombiano? Aprovechar las oportunidades cuando actúa de movida. Así como posee un don para el desequilibrio, su despliegue físico está por debajo de las exigencias del DT y un dato sirve como ejemplo contundente: en apenas seis ocasiones completó los 90 minutos. Cuando está en las mismas condiciones que los rivales, le cuesta más hacer la diferencia.


El panorama cambia completamente cuando a Juanfer le toca entrar desde el banco de suplentes. Con los adversarios sin la misma energía que en el primer tiempo y el partido armado, Quintero puede desnivelar y leer el juego. Sabe por dónde lastimar, cómo diseñar los ataques y su preponderancia suele ser muy superior. Por supuesto que la rotura de ligamento frenó la explosión del número 10 cuando atravesaba su mejor momento con River a principios de 2019. Es imposible no contextualizar su rendimiento, como también es cierto que ya pasaron cuatro meses desde su vuelta y poco a poco debe recuperar la versión que tanto entusiasmo causa entre el público de River en cada intervención.


"Siempre uno quiere jugar más pero uno sabe que la realidad es otra y uno tiene que asumirla. Yo simplemente entreno, quiero jugar y, cuando tuve la oportunidad, lo hice bien", analizó Quintero, el martes pasado, en rueda de prensa. Su rostro, generalmente feliz, regaló pocas gestos de alegría. Pretende un rol protagónico, pero no lo consigue. Gallardo es consciente de que el colombiano es capaz de ofrecerle soluciones en situaciones diferentes a las planteadas al principio de un partido. Por ahora asoma hasta como una decisión estratégica, una cuestión de elegir en qué momento conviene utilizar cada recurso.



Montreal Yarroch.png
Diseño sin título (3).png
Diseño sin título (4).png
Diseño sin título (5).png
Captura de Pantalla 2019-11-20 a la(s) 1
Banner web.png

Gustavo Yarroch

  • Instagram - Negro Círculo
  • LinkedIn - Círculo Negro