• Gustavo Yarroch

River cerró con una sonrisa débil un semestre en el que mostró muchos altibajos

Pese al rendimiento irregular que tuvo en lo que va del año, el equipo dirigido por Marcelo Gallardo alcanzó varios objetivos pensando en la segunda mitad de 2021. ¿Cuáles son sus números?


El cierre del semestre fue con una sonrisa débil para River. Es que estuvo marcado por muchos altibajos, con objetivos alcanzados en algunas competencias y frustraciones en otras, atravesando varias circunstancias adversas que relativizan el análisis en determinadas circunstancias.


Más allá de la ola de contagios de COVID-19 que le impidió tener a disposición 22 jugadores en diferentes partidos decisivos, River tampoco tuvo a Fabrizio Angileri durante algunos encuentros por el duelo natural que experimentó a raíz de la muerte de su padre. Como si fuera poco, además de las lesiones que le quitaron a Javier Pinola y otros futbolistas en un período menor, Gonzalo Montiel quedó inactivo varias semanas por mononucleosis y, para colmo, Matías Suárez quedó aislado de manera preventiva al ser contacto estrecho cuando estaba listo para volver luego de una sinovitis en la rodilla derecha.


Aunque Marcelo Gallardo prefiere evitar las excusas cuando realiza evaluaciones, hubo varios factores que tuvieron injerencia directa en el armado del equipo y la consolidación de un funcionamiento. Incluso los errores de los árbitros también repercutieron de forma negativa, tal como sucedió en la revancha frente a Palmeiras y en el último Superclásico que River igualó 1-1 ante Boca al permitir una falta de Carlos Tevez sobre Jonatan Maidana en la jugada del gol del equipo de la Ribera, que luego venció por penales.


LOS FUTBOLISTAS QUE TIENEN QUE REGRESAR A RIVER Y LAS SITUACIONES DE LOS CUATRO QUE QUEDAN LIBRES


Ante ese escenario, hay que recalcar que River tampoco contribuyó en lo que dependía pura y exclusivamente de sus jugadores. Ineficaz en materia ofensiva, dejó varios puntos en el camino y eso lo obligó a poner titulares en compromisos donde se vio obligado a conseguir puntos cuando necesitaba la bendita rotación para administrar cargas físicas.


En cuanto a las metas que se trazaron, el resumen indica lo siguiente: la frustraciones por no llegar a las finales de la Libertadores y la Copa Diego Armando Maradona, el éxito en la Supercopa Argentina ante Racing para engrosar la colección de trofeos, el camino acertado al superar dos fases en la Copa Argentina, el golpe al caer por penales frente a Boca y el alivio por acceder a los octavos de final de la máxima competencia continental pese a perder 3-1 ante Fluminense.


Con respecto a los números, el balance dejó un 54% de puntos obtenidos en 27 presentaciones, producto de doce triunfos, ocho empates y siete caídas, con 48 goles a favor y 27 recibidos. Ahora, con descanso hasta el 15 de junio inclusive, el plantel de River deberá pensar en un segundo semestre cargado de desafíos, a la espera de la confirmación de la fecha para jugar contra Boca en los octavos de final de la Copa Argentina y también con la expectativa de conocer al adversario en la misma instancia, pero de la Libertadores.


0 comentarios