• Gustavo Yarroch

River y Argentinos: la infartante serie del 86 y su particular definición

Hace 35 años los clubes de Núñez y La Paternal, que se enfrentarán en los octavos de final, disputaron su único mano a mano en la Copa Libertadores. ¿Cuáles fueron los resultados?


A lo largo del tiempo, la Copa Libertadores tuvo distintos formatos. Al principio, únicamente el lugar estaba reservado para los campeones, pero a medida que creció el negocio se fueron incorporando los mejores de cada liga hasta alcanzar los 32 equipos que hoy componen cada edición. Sin embargo, la historia era muy distinta en 1986, cuando River y Argentinos Juniors disputaron su único mano a mano en la competencia antes del cruce que protagonizarán este miércoles en los octavos de final.


Integrantes de un grupo semifinalista junto a Barcelona (Ecuador), los clubes de Núñez y La Paternal quedaron igualados en la tabla de posiciones y tuvieron que ir a un desempate para resolver cuál pasaría a la instancia decisiva por el título. Mientras el "Bicho" defendía el trofeo obtenido en 1985, el "Millonario" buscaba su primera conquista continental.


QUÉ PUEDE OFRECERLE BRAIAN ROMERO AL RIVER DE GALLARDO


Sin la disponibilidad de su estadio en aquella época, Argentinos fue local en la cancha de Vélez. Allí no se sacó diferencias con River: salieron 0-0, el 4 de septiembre. Veintidós días después se midieron en el Monumental, donde el conjunto visitante dio la sorpresa al ganar 2-0 con goles de José Castro y Mario Videla.


Al cabo de cuatro presentaciones cada uno, River y Argentinos quedaron empatados en la primera ubicación con cinco puntos, producto de dos triunfos -en ese entonces cada victoria otorgaba dos unidades- y una paridad. A raíz de eso se volvieron a ver el 3 de octubre en Liniers para definir a uno de los finalistas.


Tal como ocurrió en el inicio de la fase, el marcador quedó en cero en un duelo infartante que incluyó un alargue de 30 minutos, pero sin definición por penales. Gracias a ese resultado, River pasó de ronda a través de una pequeña ventaja: la diferencia de gol. El elenco que dirigía Héctor Veira, posteriormente campeón ante América de Cali, había marcado siete y recibido tres, mientras que Argentinos había anotado tres y sufrido uno. Esa particularidad resolvió un cara a cara que se repetirá los miércoles 14 y 21 de julio, primero en el Monumental y luego en La Paternal.





0 comentarios