• Gustavo Yarroch

Rollheiser y una actuación para soñar con el despegue definitivo: qué le impidió consolidarse antes

El rendimiento del mediapunta juvenil de River en el 4-0 sobre Defensores de Pronunciamiento fue uno de los puntos más destacados luego en la clasificación del equipo de Núñez a los 16vos de final de la Copa Argentina. ¿Pide pista?


Benjamín Rollheiser es uno de los juveniles de River que mayores expectativas despertaron durante los últimos años en las Divisiones Inferiores. Zurdo, encarador, con buena pegada y versatilidad táctica, puede ofrecerle muchas variantes a Marcelo Gallardo, siempre y cuando no vuelva a sufrir contratiempos físicos.


Cuando comenzaba a soñar con ser parte del plantel profesional luego de realizar la pretemporada de verano en 2018, al punto de experimentar su estreno extraoficial ante Independiente Santa Fe, el atacante comenzó a tener problemas lumbares que le impidieron asentarse y causaron una larga ausencia en la Reserva. Fue el primer episodio complejo para el jugador nacido el 24 de marzo de 2000 en Coronel Suárez, provincia de Buenos Aires.


Como si fuera poco, Rollheiser atravesó un conflicto que estuvo cerca de dejarlo libre al no llegar a un acuerdo para renovar su contrato a principios de 2019. Sin embargo, después de estar totalmente relegado en la Reserva a raíz de ese problema, limó asperezas con la dirigencia, renovó el vínculo por tres años y tuvo su revancha con el plantel principal porque Marcelo Gallardo le dio la posibilidad de hacer el debut oficial cuando River se enfrentó a Gimnasia y Esgrima (Mendoza), el 16 de julio, en Villa Mercedes, San Luis.


Aquella noche de invierno en San Luis, Rollheiser hizo su presentación con un nivel muy positivo. Ingresó a los 16 minutos del segundo tiempo e inmediatamente un zurdazo suyo generó la jugada del gol de Exequiel Palacios al desviar la trayectoria del remate para señalar el 1-1. Luego, el juvenil marcó el penal definitivo para pasar a la siguiente ronda.


El segundo semestre de 2019 sirvió para que Rollheiser pudiera empezar a sumar rodaje en Primera División mientras alternaba como titular en la Reserva. Las esperanzas estaban puestas en que el 2020 fuera el año de la consolidación, pero el 18 de febrero sufrió una rotura de ligamento cruzado anterior en la rodilla izquierda durante una práctica en el predio de Ezeiza y sepultó sus ilusiones a corto plazo. El parate prometía ser muy duro, aunque se mitigó porque la cuarentena frenó el fútbol y eso provocó que el período de recuperación fuera sin la frustración de ver rodar la pelota sin posibilidad de participación.


Ahora, ante la ausencia de varios mediocampistas internos por distintas razones, Rollheiser encontró un lugar de manera inesperada y aprovechó su oportunidad. Actuó detrás de los delanteros en el 3-3-2-2 inicial que dispuso Gallardo en la cancha de Banfield. Allí demostró sus cualidades técnicas, acompañadas por la inteligencia para moverse por diferentes sectores y ser importante en la goleada 4-0 sobre Defensores de Pronunciamiento. Un nuevo paso adelante para que el joven atacante inicie el camino hacia el despegue definitivo y deje de ser una promesa para convertirse una realidad.


0 comentarios