• Gustavo Yarroch

Vender el nombre del Monumental, una posibilidad que analizan los dirigentes de River

Ante la situación adversa en materia de ingresos y frente a la incertidumbre sobre si habrá mercado de pases, el club de Núñez evalúa aplicar el recurso del naming. ¿En qué consiste?


El escenario actual a nivel mundial obliga a repensar cómo optimizar los recursos. La pandemia generará inexorables consecuencias negativas en materia económica. Sin ingresos por venta de abonos, entradas ni otros servicios que ofrece el club, sumado a la inevitable cesación de pagos en decenas de cuotas sociales, River deberá revisar de qué forma generar dinero mientras haya parate en el fútbol. Sin competencia a corto plazo y sabiendo que es posible que la pelota no vuelva a rodar en lo que resta de 2020, la dirigencia comenzó a pensar un plan de contingencia. Cálculos, borradores con distintos presupuestos, ideas variopintas y una variante que se reflotó luego de varios años: vender el nombre del estadio Monumental. ¿En qué consiste el asunto? La modalidad conocida como naming, asentada en Europa y que poco a poco suma adeptos en Sudamérica, implica modificar parcialmente la denominación de una cancha para agregarle el título de una empresa y otorgar distintas concesiones en materia de publicidad, a cambio de millones de dólares durante un período de tiempo. Hay muchos clubes y sociedades anónimas deportivas que adoptaron la decisión de apelar al naming. En Argentina está el caso de Argentinos Juniors, cuyo estadio pasó a llamarse Autocrédito Diego Armando Maradona​. Otro ejemplo en el continente es el de Palmeiras: Allianz Parque. La misma empresa pisó fuerte en Alemania con la casa de Bayern Münich: Allianz Arena. Atlético de Madrid dejó el mítico Vicente Calderón (ya demolido) para darle paso al Wanda Metropolitano, financiado por la firma china que invirtió en la cancha. Hay dirigentes de River que no ven con malos ojos apelar a ese negocio para darle un respiro financiero a la institución de Núñez, cuya situación puede entrar en un terreno delicado porque debe abonar los sueldos tanto de su planta permanente de empleados (alrededor de 1.300) como del plantel profesional y el cuerpo técnico. El mayor ingreso en el presupuesto anual de River es por la venta de jugadores. Pero en esta oportunidad el panorama es indescifrable porque la crisis también impactará en Europa, motor clave de la economía del fútbol mundial. No se sabe si en julio habrá mercado de pases. Y, llegado el caso de que haya, lo más probable es que las cotizaciones de los futbolistas bajen considerablemente. Las cuotas sociales, el dinero de la televisión y los acuerdos con distintos sponsors no alcanzan para mantener el equilibrio al cabo de tres meses. Los contratos de los jugadores son muy elevados y el cuerpo técnico es uno de los tres más costosos de Sudamérica. Ante ese panorama, la necesidad de buscar alternativas para conseguir ingresos extra será imperiosa para River en el segundo semestre de 2020.


Montreal Yarroch.png
Diseño sin título (3).png
Diseño sin título (4).png
Diseño sin título (5).png
Captura de Pantalla 2019-11-20 a la(s) 1
Banner web.png

Gustavo Yarroch

  • Instagram - Negro Círculo
  • LinkedIn - Círculo Negro